6/12/16

Pepe grillo

Una madrugada, mientras Shakespeare dormia,
entre ecos, ensueños y de sombras, Pepe Grillo
monto la primera escena de su obra.


En un mundo hadas en donde el amor, 
no era una profesión, en donde la alegría y tristeza 
convivían con la realeza. 

La noche ilumina, a través de un perfume francés,
la pasión del jardín desolado.
Una estatua se iluminaba y mostrando una nueva dimensión,
a partir de vieja información.

Sentirse simple y ordinario, potencial y no calvario.
Mientras cúmulos de estímulos creacionales, vistos como banales,
ponen polvo de hadas ante los raudales, haciéndolos reales.

Era más linda que una estrella.
Naranjo en flor. Apagando la sed que mese la cuna,
para volver a la canción del cielo.

Pero como hacer que las palabras describan la imagen de expresaba la metáfora.
Necesitaba actuar;
Fue durante un sueño en una noche de verano.
Sueños, realidades, amor y magia.
Reyes del silencio vs esclavos de la palabra.

Pero al final, no hubo banderines ni cornetas.
Llevando paraguas, por si lloras, Pepe le susurro al oido:
No es una cuestión de ciencia, sino de conciencia.
de poder ver, no solo lo que uno ha de querer.

Vivir es cambiar, en cualquier foto vieja lo verás.
Dando vueltas alrededor de mi sol,
no hay cadenas para el candombe.

Decir que nos queremos es dejar libre al corazón.