1/8/11

MESCHACEBÉ

En la piel. Caricias con cincel 
marcan el destino, mediante el pasado,
en la palma de tu mano.

Dos parejas detrás de una reja, 
imitan el amor de las revistas,
ciegos de sentido,  
aunque estremecidos ponen nombre a los suspiros arremetidos.

Como un bloque errático, 
sintiendo, envejeciendo, conociendo.
Ahí: donde nos lleva la corriente libidinal,
sin poder expresar un verdadero potencial.

Y aunque sepa dulce su amargura; 
sin pensar, por un momento de necedad,
por estar lejos de su cultura. 
Neblina de diez gramos de espesura.


Porque  vos no sos y no me lo creo.
Porque vos sos un ave y yo un carnero.

Donde los glaciares derriten su pureza; 
el zorzal abrillanta su belleza.
Desde el circo, hasta el valle.
Desde una vertiente a muchos afluentes.
Sin quererte salpicar. 
Piratas de agua dulce  que llegan al mar.
Buscando completar, el rompecabezas universal.

Narcolépticos del amor. 
Cualquier cama, 
cualquier colchón;
a cambio del medio alma de tu corazón.

Trampa de arena  cubierta en sabanas de seda. 
Sin vendas que cubran con guantes, 
las líneas de  la palma de un viajante; 
quien suele salir de si por medio del espejo; 
pero quiere volver en sí,  con un solo beso.


x Imagocampbells 

No hay comentarios:

Publicar un comentario